No es Oro todo lo que reluce en la Federación Española de Baloncesto

 

España está atravesando la peor crisis sanitaria que recordamos, el Coronavirus (Covid-19) está causando auténticos estragos en nuestro país, con una cifra de 1.381 fallecidos (22/03/20-01:08), a lo que se le une el  Estado de Alarma decretado el pasado 13 de marzo.

El impacto en el mundo del deporte y en el baloncesto en particular ha supuesto la absoluta  paralización de todas las competiciones, pero con diferentes efectos.

El baloncesto en España se estructura en dos organizaciones: Federación Española de Baloncesto (FEB) y Asociación de Clubes de Baloncesto (ACB). Ambos organismos están gestionando la crisis del Coronavirus de muy diferente forma.

La ACB decidió una suspensión temporal de la competición hasta el próximo 24 de abril, con la esperanza de poder reanudar la Liga, siempre y cuando el efecto del Coronavirus lo pueda permitir.

La Federación Española de Baloncesto toma decisiones tarde y mal. Bajo su mando se encuentra el futuro de todo el baloncesto nacional a nivel de clubes exceptuando los 18 equipos que forman la ACB. Las competiciones FEB son: Liga Femenina Endesa, LEB Oro, LEB Plata, Liga Femenina 2 y Liga EBA. Cinco competiciones que totalizan 109 equipos inscritos para la temporada en curso.

La primera medida de la FEB ante la crisis que se avecinaba por el Coronavirus fue aplazar las jornadas que se iban a disputar entre 13-15 marzo y 20-22 marzo. El viernes 13 de marzo se decretó el Estado de Alarma en nuestro país. El miércoles 18 de marzo la FEB decidió ampliar el plazo hasta 28-29 marzo.

Un absoluto parche viendo la evolución de la crisis sanitaria y más teniendo presente el decisivo Pleno en el Congreso de los Diputados del miércoles 25 de marzo, donde se aprobará la prórroga del Estado de Alarma en España. Si se cumple la previsión, la FEB se verá obligada a ampliar, por tercera vez, el aplazamiento de sus competiciones. Por otra parte es muy llamativo que la FEB no se pronuncie por si opta por la cancelación de las competiciones o bien se espera el tiempo necesario para tratar de finalizarlas, tal como ocurre con la ACB o cambiando de balón en el mundo del fútbol.

Los clubes de las distintas categorías FEB ante tal circunstancia empezaron a tomar decisiones vía rescisiones de contratos a  jugador@s o bien recurrir a un ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo).

En lo que respecta a los equipos asturianos, Círculo Gijón Baloncesto y ADBA, fueron de los primeros en optar por la primera vía. De esta forma, ante el parón de la competición, lograron rescindir los contratos de todos los jugador@s no asturianos, con la única excepción de Robert Swift tal como adelantamos en exclusiva en www.gijonbasket.com el pasado 17 de marzo. El Liberbank Oviedo Baloncesto sólo tuvo la baja de José Antonio Blázquez mientras que por parte del Noxtrum Gijón Basket no se produjo ningún tipo de movimiento.

Desde nuestro punto de vista, respetamos pero no compartimos las decisiones adoptadas por Círculo Gijón Baloncesto y ADBA, aún teniendo en cuenta la falta en la toma de decisiones por parte de FEB.  La mejor postura es la adoptada por ACB que se decantó por aplazar la competición hasta el 24 de abril.

Un aspecto fundamental que se deduce de estos acontecimientos, es el delicado estado de salud, de determinados equipos que compiten en las categorías FEB, puesto que a las primeras de cambio cortan por la vía rápida liquidando sus equipos sin esperar a una postura firme de la FEB sea en base a cancelación o tratar de finalizar la temporada.

La FEB gracias a los 193 equipos que conforman sus 5 competiciones, ingresa en sus arcas 1.345.000 € en Cuotas de Inscripción correspondientes a la temporada 2019/2020.

No podemos olvidar que la FEB como entidad, recibió en 2018 una Subvención del Consejo Superior de Deportes por importe de 2.957.655 €. La Subvención correspondiente a 2019 estaba presupuestada en 2.912.170 €.

Justo durante este periodo de crisis sanitaria se firmó el acuerdo con Finetwork como nuevo socio patrocinador de las selecciones masculina y femenina hasta 2022.

La FEB tendrá que tomar el mando de las operaciones, para tratar de resolver el futuro de sus competiciones, con la probabilidad más próxima a las cancelaciones definitivas y más si tomamos como referencia los posicionamientos en LEB Plata (19/24) y Liga Femenina 2 (22/28) que se decantan por esa vía, aunque luego habría que dilucidar el statu quo respecto Ascensos y Descensos.